Mi historia, por Javier


Nací  en Monforte.  Me llamo Javier y me crié en una aldea que se llama Reigada, que está al  lado de Monforte. Tiene un regadío importante regada por dos canales y dos acequias, pero  actualmente se encuentran en mal estado. La Xunta quiere aparcelar los terrenos, pero los  vecinos no quieren y perdura el minifundio y en los montes vecinales se plantaron pinos. En el  pueblo hay una iglesia que  comparte parroquia con las Fuentes. Los habitantes se dedican a  la ganadería y también hay muchos empleados de la Renfe.
Mi padre trabajaba en la Confederación Hidrográfica y llevaba los asuntos del regadío. Yo estudié en el colegio de los   Escolapios la E.G.B. En el Instituto Río Cabe hice el Bachiller Superior. Después  hice el servicio  militar en  la aviación  en León, en un lugar llamado La Virgen Del Camino. Yo serví como Policía Aéreo durante un año. Juré bandera después de  hacer la instrucción. Mi familia y algún amigo me vinieron a ver. Fue un acto emotivo que  recuerdo con mucho cariño. Hice muchas guardias como policía aéreo: en garitas y también  con perros policías.
Cuando vine de la mili trabajé unos meses como pinche de fontanero pero no se me daba muy bien. También trabajé como ayudante de albañil pero no podía cargar con mucho peso. Después trabajé de pintor, pero con la misma fortuna.
Mi padre plantó una viña y yo le ayudaba pero murió joven en un tiro de escopeta. Mi padre compró  un motocultor para arar la viña. También plantábamos patatas y maíz. Mi madre plantó una huerta al lado de un pozo y hacia las labores de casa.
Mi abuela fue longeva y mantuvo a sus hijas mientras su marido estuvo en la Guerra Civil en un taller de armas y se libró de ir al frente. Mis abuelos tenían vacas y prados para alimentarlas. También sembraban trigo para hacer el pan en un horno artesanal  de piedra que teníamos en casa. Mi madre se encargaba de amasar el pan en una artesa de madera y también hacía las empanadas. El pan se conservaba comestible una semana.
Mi madre y mi padre emigraron a Francia, concretamente a Reins. Mi padre trabajaba de albañil y mi madre limpiaba un piso. Después  de pasar cinco años volvieron a Galicia y mi  padre se presentó a una oposición para la confederación Hidrográfica y la aprobó. Más adelante se presentó para la  Renfe y también la aprobó. Como lo mandaron para Irún y era muy lejos, decidió quedarse con el otro empleo y aunque ganaba lo mismo que en la Renfe no podía ascender de categoría.
A los treinta años ingresé en Calde. Estuve dos semanas y me dieron el tratamiento. Después quise trabajar de taxista y tuve  que intentar sacar el carné de camión. Aprobé la teórica  y el aparcamiento pero en la carretera suspendí tres veces y abandoné.
Ésta es mi historia.

Las comidas organizadas por los compañeros, por Fernando


En Alume cada mes o mes y medio se realizan comidas en distintos restaurantes de la ciudad. Solemos ir bastantes usuarios. Unas veces comemos el menú del día y otras algún menú previamente elegido por nosotros.
Nos lo solemos pasar bien pues es un día distinto, solemos salir de Alume a la 1: 30 del mediodía para dirigirnos al restaurante para ir a comer.
Después de la comida solemos ir a tomar algo.
A mí me gustan estas comidas pues es una forma de estar los compañeros juntos pasando una velada muy agradable.
Me parece bien que se hagan estas comidas para estar todos juntos.
Las comidas que más me gustan son la de Navidad  y el cocido en carnavales.

La primavera, por Efrén



Estación de las flores,
luz y colores.
Navega el arco iris
por un cielo de nubes.
Cantan los tenores,
pía un ruiseñor
enseñando los factores
de un tiempo mejor.
Temporada esquiva,
se diluye el amor
por un razón pensativa
antaño blanca, ahora lucida.
Retorcerse en el suelo
como perros  en celo,
navegan los barcos
por un mar en deshielo.
Sigue su curso el soñador.
De tonos azules se tiñe el cielo.
Un buen sabor de luz.
Me embriago en un tul de rosas.
El clima que viene del sur
entra en mis poros  tan delicado como un yogur.

La estancia en Alume, por Ángel


Mi estancia en Alume, es de momento bastante corta, ya que no llevo viniendo muchos años. Podría decirse que llevo más o menos entre 4 o 5 años.
En Alume tenemos montones de talleres para hacer, de entre ellos destacan:
- Actividades de  la vida diaria
- Actividades cognitivas
- Lectura y revista por las tardes
- Zumba, para mejorar la coordinación
- Inglés
- Prensa, para mejorar la comprensión lectora, etc.
De entre los talleres a destacar que más me gustan tenemos:
Prensa, lectura y revista porque me ayudan a comprender lo que leo y a aprender vocabulario que era totalmente desconocido para mí. También me gusta inglés porque aprendemos este idioma tan útil para desenvolverse por el mundo.
En Alume también nos lo pasamos muy bien celebrando los carnavales por ejemplo o cuando tenemos alguna comida para ir fuera. En carnavales un día venimos todos disfrazados y hacemos desfiles con los disfraces, e incluso más tarde bailamos y celebramos el carnaval.
De vez en cuando hacemos viajes por ahí, por fuera de Lugo por ejemplo: Sansenxo, Asturias… y permanecemos varios días fuera, conviviendo usuarios y monitores/as como una familia.

Al amor, por Efrén



Bésame amor mío, bésame en la frente,
bésame cariño, con tus labios calientes.
Depredador  de  nuestro tiempo,
angustias recientes,
sentimiento hogareño,
sentimiento latente.
Vivaz, etéreo e incongruente.
Fraterna desdicha, arraigo incoherente,
peleas sin freno por un puesto, asiente.
Amor, ¿qué haces? ¡no me muerdas
con tus dientes!, amor soñador:
¡despierta de tu sueño!
Soy el colaborador de tus idilios pasionales,
sin freno en la carrera, sin meta.
El final, no llega, ¡despega!, ¡ponte a volar!
El cielo alcanzo sin más.
He encontrado un sitio donde prosperar,
donde tener encuentros,  quizás,
donde tener cabeza
para pensar.
Bésame amor mío, bésame en la frente,
bésame cariño, con tus labios calientes

Una historia casi increíble, por Juan Carlos



Había una vez un ser que se distanciaba un poco de la atención de los demás. Creía en cosas que la demás gente no creía, o no sabía, o no entraba en su entendimiento. Este ser, de pequeño parecía normal siempre estaba haciendo juguetes, de plásticos, goma, alambres, latón y materiales que conseguía de varias formas. La mayoría los encontraba tirados inútiles en el suelo.
Cuando llegó a la adolescencia le tendieron una trampa no supo cómo salir de ella, y su mente cambió. Se comportaba de forma extraña: a veces tenía mal humor y no sabía o no le creían cuando lo contaba; incomprendido por casi todos.
Llegó un tiempo que repasaba su pasado para averiguar lo que le ocurría, pues la gente le hacía sufrir, se trataba de bromas, o palabras dichas que los demás aprovechaban para traicionarle.
Un día descubrió otras formas de hacer otras cosas medio bien, hasta que llegaron los años, y pensó que tenía que cambiar el ritmo de la vida, porque se mermaron un poco sus  sentidos. Y de nuevo tendría que pensar que haría de ahora en adelante…su pulso ya temblaba, su vista era pésima, incluso su pensamiento y memoria no eran tan agudos, y no tenía tanta energía física. Lo que no cambió todavía es el trato de la gente…pensó en aislarse de ella, aunque hacía cosas que todavía podía hacer.

El cuadro, por Mar


Ya es primavera aunque el tiempo no lo diga. Aún no se ven las lilas que bordean la verja de la casa en la que pernocto, pero ya se ven que florecen las magnolias del arbusto que hay en el jardín, así como los capullos del almendro que esta por detrás de la casa. Todo esto forma un cuadro un tanto peculiar, que dice que no parece la estación en la que acabamos de entrar, pero si lo intuye la naturaleza. Para cuadros que nos alejan de pensar el frío que hace, podemos adentrarnos en la casa jardín que he descrito.
Subiendo las escaleras, en la segunda planta, girando a la izquierda y sumergiéndonos en la salita donde convivimos a diario, en una pared nos sorprende un cuadro de medidas un poco grandes, nos adentramos en otro paisaje más especial pues se trata de donde se reflejan una arquitectura de casas, que no parecen de la ciudad. Están todas unidas y aparentan estar al lado de una mezquita. Este cuadro sí tiene un aire primaveral, pues tiene un cielo azul celeste y las casas suben a la superficie con colores suaves como rosáceo y crudo con la cúpula de la mezquita en azul celeste. Todo esto rodeado de un frondoso césped y unos arbustos a lo lejos. Cuando nos sentamos en el sofá y nos recostamos, al contemplar el paisaje nos lleva al exterior de una ciudad que no sabemos cuál es, pero yo diría que estamos en el sur. Nos hace, además de sentir calor al verlo,  elevar a calores más de otra época como es el verano.
Al mirarlo me lleva a una ciudad como en la que estudié, con calor en el verano y frío en invierno, y apetece dibujar paisajes infinitos. El cuadro es  muy especial, pues llena toda la salita, por la que entra toda la luz como en las fechas primaverales y veraniegas en lo que más se codicia es salir del cuadro y de la casa y vivir con todo el esplendor de las vacaciones. Además de adentrarnos en museos, que tantos tenemos, como en la ciudad que estamos que es de una civilización más antigua árabe donde tenemos paisajes, jardines con fuentes y lleno de colorido los jardines. Pero llega la hora de despertarnos de esos imaginarios paisajes y civilizaciones, para volver a la realidad de una pantalla y un teclado donde nos consuela al pensarlo el cuadro en el que tantas veces me adentro y pienso cosas imaginarias.

El pueblo donde nací, por Flora



El  pueblo donde nací pertenece al ayuntamiento de Cospeito. Se llama Támoga, igual que el río que la atraviesa. No es un río muy grande pero es muy bonito. Hace un tiempo el alcalde quiso hacer un paseo a lo largo del río, unos cuatro o cinco kilómetros, pero de momento el proyecto quedó paralizado.
Támoga fue nombrada Red Natura 2000 y humedal protegido. No es un pueblo muy grande, unos cuarenta habitantes, a penas hay niños pequeños pero sí muchas personas mayores. Tuvo una época donde había mucha gente joven y los matrimonios tenían muchos hijos. Se hacían fiestas de los patrones del pueblo y se acabaron. Pero hace cosa de diez años se volvieron a recuperar y es muy divertido.
El viernes santo se hace una churrascada por la noche y actúa una orquesta. El sábado hay sesión vermut a mediodía. Por la tarde-noche actúan normalmente dos orquestas. El domingo actúa una orquesta en la sesión vermut. El sábado y el domingo sacamos en procesión las imágenes de la virgen de los desamparados, la virgen del Carmen, San Antonio y a veces San Julián. Estas procesiones se sacan si hace buen tiempo y hay gente para portar las imágenes. Se me olvidaba la fecha de la fiesta que es el fin de semana después de viernes santo.
El domingo se elige por sorteo las dos casas del pueblo que van a hacer la fiesta el año siguiente y también  los sustitutos si fallan los primeros. En el campo de la fiesta hay un bar o dos donde la gente toma su consumición. También hay una carpa por si llueve o hace mucho frío. Ahora tenemos un campo asfaltado que lo asfaltó el alcalde y también el dicho edil nos da una pequeña subvención para hacer la fiesta. Antes de los días de la fiesta se corta el césped y se limpia la iglesia por dentro y por fuera. El domingo es cuando hay más gente en la sesión  vermut. Suelen venir orquestas importantes porque los vecinos aportan cuotas bastante grandes. Hace como tres o cuatro años estuvieron  la orquesta Panorama, la París de Noia, la Olimpus entre otras.
En  el año 2008 aproximadamente hizo la fiesta mi hermano, no fue un gran evento en cuanto a orquestas pero si para el pueblo que estaba contento con el trabajo realizado. Las cuotas se reúnen  andando casa por casa del pueblo y una aldea pequeñita colabora también. La gente colabora bastante. Incuso  gente que estaba de luto por algún familiar contribuyó con su cuota como todos los años. Claro que siempre hay alguno que no quiere organizar la fiesta aunque le toque. Algún año la hicieron otros en su lugar. Una nota a destacar es la participación de hombres y mujeres en forma de pareja. Un año la hacen dos mujeres, otro dos hombres y  otros una mujer y un hombre. De hecho a mi hermano le tocó con una mujer.   

Un día en el campo con nieve contado desde el amanecer, por Gustavo

Comienzo levantándome y mirando por la ventana: el paisaje es hermoso, todo está cubierto  de nieve, aunque todo hace suponer que va a durar poco, el espesor es escaso.
De todas maneras aprovecharé para dar un paseo con el perro. Todo parece muy bonito, debajo de los árboles como hay poca nieve se acumulan muchos pajarillos, entre otros mirlos, tordos, y también grupos de lindos jilgueros, todos en busca de lo mismo: comida.
Vamos  a regresar a casa, pronto se hace hora de comer.

Mi visita a las fiestas de As Gándaras 2018, por Miguel




Estas fiestas empezaron el viernes día 16 de Marzo de 2.018 a las 9 de la noche con el chupinazo, concierto y churrascada vecinal en que los cantantes era un concierto de Jorge Casal, uno que iba a las bodas a hacer conciertos.
La churrascada era gratis, solo que había que pagar la consumición, estaba más cara que otros años; por ejemplo.:
El vino valía 12€, la botella y la cerveza media o sin alcohol y botellín 3€ y los refrescos igual.
Mis hermanos y yo comimos 2 raciones de churrasco y tomamos cerveza botellín normal dos y una sin alcohol para mí y nos salió en total todo 9€, nos pareció más cara que el año pasado que nos cobraran por un vino y una Coca-cola cero 7,50€ y también comiéramos dos o tres raciones de churrasco. Había menos gente este año que el año pasado por culpa de que actuaba en el barrio de A Ponte  la “Panorama” y allí había más público.
Este año no hubo pregón como otros años, que venía gente del barrio a darlo y acudían las autoridades del Concello o de la Xunta. Aquí no vino nadie, el cantante del concierto no nos gustó y solo estuvimos dos horas. A mí las fiestas de este año no me gustaron y no vi nadie conocido, que otros años veía a alguien y no había churros como otros años, solo había un puesto de bocatas y coches de choque y juegos para niños. No quedé contento aunque animo a la gente que acuda a estas fiestas y me gustaría que hubiera pregón como otros años y viniera alguna autoridad como si fuese la alcaldesa u otra persona. Y hubiera mejores cantantes y grandes orquestas como en otras ocasiones.
Un saludo y hasta el año que viene a ver si acude más gente y son mejores.